País Escuchar artículo

Thelma Fardin: “Esta sentencia tiene que ser un mensaje de esperanza"

Por Inés Hayes / En un fallo histórico, la justicia brasileña condenó a Juan Darthés por violencia sexual

La actriz dijo que el fallo es "una señal para animarse a denunciar". El actor fue sentenciado a seis años de prisión por abuso sexual agravado contra Fardin, cuando la actriz tenía 16 años.

 (Fuente: NA) Imagen: NA

Cuando Amnistía Internacional hizo este posteo en X: "La justicia de Brasil declaró la culpabilidad del actor en el juicio por violación contra Thelma Fardin. Los jueces enviaron un claro mensaje de justicia. Firme paso en la lucha por los derechos de las víctimas de violencia sexual y de género” fueron millones las personas que sintieron que por fin se hacía justicia. Juan Darthés fue condenado a seis años de prisión por abuso sexual agravado contra Thelma Fardin cuando la actriz tenía 16 años. 

“Esta sentencia tiene que ser un mensaje de esperanza para todas las personas que están sufriendo algún tipo de abuso, aunque esa persona sea muy poderosa o tenga muchas herramientas. Tenemos que seguir construyendo desde la empatía, si tenés a alguien que te cuente su dolor, empatizá, no preguntes por qué no se animó a decirlo antes. Al fin la justicia dice que es culpable, escucha mi palabra y me cree y creyéndome a mí, le cree a muchas otras”, dijo Thelma Fardin en conferencia de prensa en las oficinas de Amnistía en Buenos Aires ayer a la tarde, mientras todos los medios replicaban sus dichos. Los ecos de la revuelta feminista y sus hashtags #YoTeCreoHermana y #NoNosCallamosMas se actualizaban a pesar de los manejos machistas del gobierno, que cerró la dependencia estatal contra la violencia de género hace apenas unos días. 

En un fallo histórico, la justicia de Brasil declaró la culpabilidad del actor, aunque la condena tiene aún instancias de apelación. Amnistía Internacional reconoce que esta decisión es un paso firme en la construcción de una justicia que condena la violencia sexual hacia las infancias y la violencia de género, y, con ello, una señal para las niñas y mujeres de Latinoamérica, de que pueden confiar en el sistema de administración de justicia y animarse a denunciar. La actriz agradeció además “al movimiento de mujeres y a esa red enorme que se gestó, porque fue gracias a eso que yo pude hablar y salir adelante y que pude construir una vida sin ese peso encima que, se imaginan, hoy pesa mucho menos. Gracias a mis amigos, a mis amores, a mi familia. Pido por favor a todos que si tienen a alguien cercano sufriendo una situación de violencia, la apoyen”, dijo visiblemente emocionada.

Su abogado en Argentina, Martín Arias Duval, señaló que este caso da una luz de esperanza respecto de la ruptura de ciertos estereotipos en el modo de actuar de la justicia, muestra el valor del trabajo y la investigación conjunta de los tres países (Nicaragua, Brasil y Argentina): “El abuso sexual es un delito gravísimo y tres fiscales de Nicaragua, Brasil y Argentina trabajaron juntos para esta sentencia; queremos que esta práctica se repita. Esta condena es reparadora porque se le dio especial importancia al testimonio de la víctima”, explicó Duval.

También habló Carla Andrade Junqueira, la abogada de la actriz en Brasil: “En este tipo de delitos es trascendental el relato de la víctima, que no sólo tiene que ser valorado teniendo en consideración la naturaleza de este tipo de delitos, sino también a la luz del derecho internacional y de convenciones que tanto Brasil como Argentina han suscripto y cuya aplicación es obligatoria, como la Convención de Belem do Pará, que tienen que romper con prácticas y estereotipos que por años rigieron los sistemas de administración de justicia en nuestros países. Su palabra y el enorme acervo probatorio hicieron posible esta sentencia histórica”.

La justicia debe escuchar a las víctimas

Paola García Rey, directora adjunta de Amnistía Internacional Argentina, señaló que en la mayoría de los casos, a las niñeces y a las mujeres les lleva mucho tiempo denunciar, por lo que es clave su testimonio y su voz como también lo es esperar a que puedan hablar. “En este caso, los jueces centraron la sentencia en el acusado, en su rol de adulto y de su manejo de poder”, explicó Rey y agregó que, si bien es un momento para enfocarse en el paso gigante de lo que hizo la justicia, los sistemas judiciales tienen mucho que aprender y revisar porque el proceso fue absolutamente revictimizante: “En todo momento se dedicaron a urgar en su vida privada y la justicia buscaba la fisura en su testimonio”. 

Y aunque Fardin declaró tres veces, con todo lo que eso implica, Darthés lo hizo solo una vez y se negó a contestar preguntas. En todo momento, contó Paola, se dudó de ella: decían que buscaba fama y que su carrera estaba terminada. Y fue acosada por una campaña de odio y de violencia cuando se decidió a declarar. “Por eso, esta decisión representa un apoyo en contra de toda esa campaña de odio, en un momento en que estamos atravesando un desfinanciamiento obsceno a las políticas públicas de géneros”, dijo Rey.

Fardin, acompañada por sus amigos, amigas, su familia y también por la colectiva feminista Actrices Argentinas, agradeció a sus abogados y a Amnistía por creer en su palabra: “Gracias a todos y todas por estar acá después de tantos años. Ese enorme movimiento fue el que permitió que hoy estemos acá, gracias al equipo por confiar en mi palabra, por confiar en mí, gracias a Amnistía Internacional porque sin ese equipo no hubiéramos llegado hasta acá, gracias a todas mis compañeras, a todas las actrices que pusieron el cuerpo para llegar a esta instancia. A pesar de lo difícil que fue, es un escenario para el que casi no estaba preparada porque había perdido la fe en la justicia”.

Un mensaje de esperanza

La actriz señaló que esta sentencia tiene que ser un mensaje de esperanza para todas las personas que están sufriendo algún tipo de abuso. “De mí han dicho que lo hacía por la fama, que robaba, que tenía algún tipo de acuerdo o que sacaba algún tipo de rédito, pero todo eso no me hizo claudicar gracias a que fuimos millones las y los que decimos: no nos callamos más”.

Ante las preguntas de la prensa sobre si alguna vez había pensado en bajar los brazos, Thelma dijo: “para mí lo importante era rescatar a esa niña de 16 años que fui, poder repararla, nunca busqué venganza. Buscaba poder mirar a los ojos a las hijas de mis amigas y decirles que hice todo lo posible para que ellas se animen a hablar y que puedan vivir en un mundo sin violencias”.

Tanto Fardin como sus abogados y Amnistía Internacional señalaron que es un fallo con perspectiva de derechos humanos, que se logró gracias a que echaron mano a todas las herramientas que estaban al alcance para que la justicia hiciera su trabajo, lo que le correspondía hacer. La justicia brasileña se centró en los estándares internacionales de derechos humanos que establecen la forma en la que deben ser investigados los casos de violencia sexual, especialmente en lo que respecta a la valoración del testimonio de la víctima y el respeto al tiempo necesario para denunciar estos hechos. Se tuvo en cuenta que los abusos sexuales ocurren en secreto y las víctimas se animan a romper el silencio tiempo después. La principal prueba de estos delitos es la voz de quien denuncia, por eso es clave el respeto a sus tiempos: la sentencia de los jueces representa un avance significativo en la lucha por los derechos de las víctimas de violencia sexual y de género.

El movimiento de mujeres y diversidades en el continente no fue en vano: el #NiUnaMenos, el #MeToo, #SheDecides, #MiráComoNosPonemos han sido la punta de lanza en la lucha para erradicar las violencias machistas. Y si bien el 12 de mayo de 2023, la justicia brasileña de primera instancia dictó sentencia determinando la absolución de Darthés con fundamento en el beneficio de la duda y en la prescripción de los delitos de abuso sexual denunciados por Fardin, el movimiento de mujeres y diversidades que la acompañó todo este tiempo no dejó de luchar y se llegó a esta nueva sentencia dictada por los jueces de segunda instancia que reconoce la validez de las pruebas y de los testimonios presentados, y le otorga un valor trascendental a su voz, cumpliendo, como explica Amnistía, con los estándares y principios reconocidos en diversos tratados de derechos humanos como la Convención Interamericana para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres. 

Este fallo histórico no solo reivindica la lucha de Thelma Fardin, sino que también fortalece la confianza en la justicia para todas las víctimas de violencia sexual en la región. Según explica Amnistía, en Argentina, de acuerdo con datos de la Unidad Fiscal Especializada en Violencia contra las Mujeres (UFEM), solo el 15,5 por ciento de denuncias por delitos contra la integridad sexual llega a sentencias condenatorias. Este patrón se repite en otros países de la región: en Chile y Ecuador menos del 4 por ciento de las denuncias llegan a condena y en Guatemala y Brasil, la tasa de condena por violación sexual es solo del 1 por ciento.

El día en que Thelma Fardin se animó a hablar pasará a la historia: las denuncias en la línea 144 se multiplicaron un 1200 por ciento. Y esa misma línea que atendió a miles de víctimas de violencia en todo el país, está siendo hoy arrasada por el gobierno libertario de Javier Milei. “Pienso a dónde van a llamar hoy esas personas habiendo sido desmantelada la 144, por eso tenemos que seguir juntas, juntes”, dijo la actriz y citó a Simone de Beauvoir: “Bastará una crisis social para que se pongan en juego los derechos y las conquistas de la mujeres, por eso es tan importante lo que construyamos las mujeres no solo frente y ante la justicia sino en el entramado social porque la sociedad siempre va un paso adelante que las instituciones”. 

Volver arriba